Salud y tebeos

Salud y tebeos
"Mantened los ojos bien abiertos" (Winsor McCay)

martes, 22 de mayo de 2012

Avenida Dropsie

Poco antes de morir, Will Eisner reunió en una trilogía tres de sus obras más emblemáticas de su etapa final como novelista gráfico.


Perfectamente traducidas al español en un volumen calcado del original, dichas tres novelas son: Contrato con Dios, Ansia de vivir y La Avenida Dropsie.

Los tres títulos tienen en común lo que da nombre a la trilogía: La vida en la Avenida Dropsie.

En efecto, la Avenida Dropsie es una amplia calle inventada por Eisner y situada en el Bronx neoyorquino. En realidad, lo único ficticio es el nombre de la avenida, pues lo que se describe aquí es la vida real de ese barrio de Nueva York especialmente en la época de la Depresión y del New Deal de Roosvelt. Aunque bueno, en la tercera novela de la trilogía, Eisner nos cuenta la historia de la avenida y el barrio de Dropsie, desde los holandeses originarios del siglo XVIII hasta los unifamiliares postmodernos de la actualidad, en que renacen los viejos vinos sobre nuevos odres.

El libro es semiautobiográfico. Will Eisner nació en Brooklyn, Nueva York, en el seno de una familia judía y pasó allí su infancia y juventud. (Por otra parte, el origen de la historia que da título al libro entero, Contrato con Dios, es una dura experiencia personal del propio Eisner.) La Avenida Dropsie es un reflejo de las calles, los personajes, los acontecimientos y el ambiente que vivió Eisner en ese entorno predominantemente urbano.

Contrato con Dios ayuda a entender el proceso de formación y transformación de esa gran ciudad. Hay incluso un edificio que es "protagonista" de varias historias: el nº 55 de la avenida Dropsie.

Y es que, de alguna manera, el tema principal de la trilogía es el urbanismo entendido desde sus artífices. Quien dice urbanismo dice política urbana. Corrupción, intereses contrapuestos, mafias y artimañas de promotores.

Pero también prevalece en esta obra de Will Eisner una tremenda humanidad, un fino sentido de la fibra moral de los personajes y un canto encendido a lo que el mismo autor explicita en uno de sus títulos: el ansia de vivir.

Otro de los grandes del tebeo actual, Alan Moore, declaró:

"No hay otro como Will Eisner. No lo hubo antes, y en mis momentos más pesimistas dudo que vuelva a haberlo jamás."

No hay comentarios:

Publicar un comentario