Salud y tebeos

Salud y tebeos
"Mantened los ojos bien abiertos" (Winsor McCay)

sábado, 12 de mayo de 2018

March. (1) La democracia en América


El adjetivo 'edificante' resulta controvertido. Pero puede tonificar, siempre que no se abuse de él y, sobre todo, siempre que su uso no pretenda otorgar un significado moral a lo que no lo tiene o rezuma, tal vez, moralina.

No siempre ocurre que las obras presentadas como edificantes sean infumables. En el ámbito del cómic, un ejemplo de novela gráfica que remueve el sentido ético lo proporciona March, cuyo subtítulo es bien elocuente: Una crónica de la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos. En realidad se trata de una trilogía que abarca una serie (March: Book One, 2013; March: Book Two, 2015 y March: Book Three, 2016), integrada en una edición conjunta cuando apareció el tercer tomo. La autoría del guion corresponde a John Lewis en colaboración con Andrew Aydin, mientras que el arte es obra de Nate Powell.

March recibió el Premio Eisner (Eisner Award) a la mejor obra basada en hechos reales (Best Reality-Based Work) en 2016 (por el Book Two) y en 2017 (Book Three). Ya el subtítulo de la obra certifica su carácter de no ficción. El Congresista John Lewis, coguionista y protagonista principal de March, narra, desde la experiencia de su participación en los hechos, el combate civil y político de los desegregacionistas estadounidenses entre finales de los cincuenta y el momento en 1965 de la aprobación de la ley del derecho al voto, de facto y sin restricciones, para toda la comunidad afroamericana. El acceso de Barak Obama a la Jefatura del Estado mediante la victoria en las urnas en noviembre de 2008 fue una consecuencia directa de aquel momento. La narración de March alterna instantes del día de la entronización de Obama, el 20 de enero de 2009, con la historia de la lucha por los derechos civiles de la población negra, dramáticamente violenta en los estados del sur del país. Refiriéndose a ese 20 de enero, afirma John Lewis en una página: "Ese día fue el final de un camino muy largo... Fue el último día del movimiento tal y como lo conocí". 

También ha obtenido March galardones que la reconocen como mejor obra juvenil del año (2016), o para adolescentes, etc. A mí no me parece que estemos ante una obra juvenil (no sé muy bien en qué consiste eso), ni creo que el destino de March se limite a los anaqueles de las bibliotecas de los institutos de secundaria. A su valor edificante, formativo, se añaden otras cualidades como la información histórica que aporta, la calidad de su gráfica, la fluidez e inteligencia de su narrativa, su  madura visión política. Es un cómic adulto, en blanco y negro y sin mallas. 



El valor como tebeo de March se ve reforzado al conocer las importancia decisiva que tuvo un determinado comic book de los años cincuenta pasados en la formación de John Lewis.

Escrito por Alfred Hassler y Benton Resnik, dibujado por Sy Barry y publicado a finales de 1957, Martin Luther King and the Montgomery Story [aquí en pdf] contaba en dieciséis páginas el boicot de 1955-56 liderado por MLK a los autobuses de Montgomery. Y exponía los principios de la resistencia pasiva y de la acción no violenta, practicadas como útiles para la desegregación racial. John Lewis conoció cuando era adolescente este comic book por vía de James Lawson, que fue quien lo introdujo en la teoría y la praxis de la resistencia no violenta. Lewis, mediante March, establece un hilo de continuidad entre este tebeo acerca del boicot de Mongomery y la narración ilustrada de su actividad militante por la misma causa de King. Obviamente, con las diferencias estéticas pertinentes entre ambas historietas, tras sesenta años que las separan, que son las que median entre la hagiografía cincuentera tipo Vidas ejemplares de la primera y el estilo graphic novel de la segunda.

March es así la representación en cómic de una historia de lucha política cuya fuente está representada en un cómic anterior.


La democracia en América

Alexis de Tocqueville publicó en 1835 y 1840 La democracia en América, un tratado clásico en dos volúmenes acerca del sistema político de Estados Unidos. En esta obra Tocqueville observó, entre numerosas cuestiones, un vínculo estrecho entre el cristianismo, con su proposición de igualdad genérica, y la democracia. Por su parte, March nos presenta el movimiento de la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos de un modo que aparece inspirado en los contenidos evangélicos, a la par que fuertemente liderado en principio por predicadores y teólogos  protestantes, vinculados sobre todo a la Iglesia Baptista.

Bien es cierto que Dios está inscrito en los billetes de dólar (el dios del dinero). Y que en el juramento presidencial de aceptación del cargo se añade al propósito de defender la Constitución del país la coletilla "con la ayuda de Dios". La democracia en Estados Unidos presenta sus peculiaridades. Lo llamativo en lo que ahora nos ocupa es que los líderes del movimiento desegregacionista promovieron una lucha entendida como perfeccionamiento de una democracia imperfecta, y lo hicieron en nombre de la realización efectiva de los valores de Igualdad y Justicia, garantías de la Libertad.

(El mismo verbo to march está inoculado en las letras de cánticos fundacionales de la nación, como Battle Hymn of the Republic ("His truth is marching on", "While God is marching on") o John Brown's Body (His soul's marching on!", "As we are marching on!".)

Con todo, March alude a la vez a conflictos internos del movimiento, especialmente con los detractores de la acción no violenta, aunque no solo (interesante la divergencia de Lewis con los católicos en relación a la paciencia). También deja ver que había otras tendencias, como la representada por Malcolm X y la conexión africana. Aunque prevalece la línea representada por John Lewis, que es a fin de cuentas la que alcanzó las instituciones.


Medio en serio, medio en broma, a veces da la sensación de que los únicos que de verdad se creen los valores del sistema son los excluidos de él o los que alguna vez lo estuvieron. March aviva esta sensación. Y demuestra la importancia de las creencias sólidas, no necesariamente de cariz religioso, orientadas hacia el ideal de una democracia inclusiva. La realidad desmiente sin duda ese ideal, pero no por ello deja de ser un horizonte de aproximación, siquiera asintótica, el de la plasmación de una democracia real en la historia. También, por supuesto, en la historia de aquí. 

Tal es el valor edificante de March


No hay comentarios:

Publicar un comentario